AUTORIDADES MUESTRAN DESINTERÉS ANTE DESAPARICIONES DE MUJERES CAPITALINAS

Con una Alerta de Violencia de Género (AVG) pendiente, las autoridades capitalinas han “intentando” mitigar la violencia de género con estrategias momentáneas que en nada han resuelto un problema que se agrava en la ciudad: la desaparición.

En la Ciudad de México ni las mujeres desaparecidas, ni sus familias son prioridad; con frecuencia son revictimizadas y responsabilizadas del hecho y mientras sus familiares inician búsquedas implacables, las autoridades, lejos de ayudar, las obstaculizan. Peor aún, la palabra desaparecida no existe, se clasifican como extraviadas o ausentes.

Con una Alerta de Violencia de Género (AVG) pendiente, las autoridades capitalinas han “intentando” mitigar la violencia de género con estrategias momentáneas que en nada han resuelto un problema que se agrava en la ciudad: la desaparición.

Cimacnoticias realizó una solicitud de información a la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ) para conocer el número de mujeres, adolescentes y niñas desaparecidas, extraviadas o ausentes en los últimos 10 años (del 2008 al 2018), solicitud que fue remitida a la Fiscalía Especializada para la Búsqueda, Localización e Investigación de Personas Desaparecidas (antes Centro de Apoyo para Personas Extraviadas y Ausentes, CAPEA). 

De ella se desprenden los siguientes datos: en 2016 fueron reportadas en la capital como “extraviadas o ausentes” mil 219 mujeres. Para 2017 esta cifra se incrementó a mil 674; y el 2018 cerró con mil 495.

También se solicitó conocer cuántas fueron encontradas con vida, pero tampoco se proporcionó esta información con el argumento que la base de datos consultada correspondía a CAPEA y por tanto no tenía más información.

La mayoría de las niñas, adolescentes y mujeres de la Ciudad, no se van por su propia voluntad, no se ausentan o extravían, las desaparecen, pero ello no está contemplado en la estadística.

Las cifras proporcionadas por la Procuraduría General de Justicia de la CDMX revelan una cosa: la falta de unificación en los datos, que impide conocer con precisión cuántas mujeres están desaparecidas en la capital del país.

Para el coordinador del Colectivo “Aequus”, una organización que se dedica al acompañamiento de familiares de desaparecidas, Víctor Rogelio Caballero Sierra, desde su experiencia y lo que ha vivido en el acompañamiento, existe una incorrecta clasificación de los Ministerios Públicos (MP).

“Cuando un familiar acude a levantar un acta por desaparición, en primera el MP intenta disuadirlo para que no lo haga porque el levantarla obliga al Ministerio a realizar diligencias y eso es lo que no quieren hacer. No quieren investigar ninguna desaparición de ningún tipo”, afirmó el abogado en entrevista con Cimacnoticias.

“Si no logran disuadir a la persona para levantar el acta, lo que sigue es una clasificación que está vinculada al Código Civil y no al Código Penal. Entonces se les clasifica como ‘persona ausente o no localizable’, se les dice así cuando no se les localiza, pero no se tiene la certeza de que hayan desaparecido. Se hace esto para evitar aplicar protocolos de búsqueda”.

Al respecto y para conocer su versión, Cimacnoticias buscó entrevistas de manera reiterada con el titular de la Fiscalía Especializada para la Búsqueda, Localización e Investigación de Personas Desaparecidas, Willy Zúñiga Castillo; y con la Subprocuradora de Atención a Víctimas de la CDMX, Nelly Montealegre, pero a 6 semanas de la petición, no obtuvimos respuesta.

Para evidenciar el camino que recorren los familiares de desaparecidas, Cimacnoticias platicó con María del Carmen Volante, mamá de Pamela Garrido Volante desaparecida en 2017; con Juana Garrido Ibarra, hermana de Viviana Elizabeth Garrido Ibarra desaparecida en 2018 y con Gerardo Herrera Serrano, papá de Areli Itzel Herrera Zúñiga desaparecida en 2018. Las familias contaron el “peregrinaje” que iniciaron luego de que sus hijas y hermana no volvieron a casa.

Top
A %d blogueros les gusta esto: